Educad a los niños y no sera necesario castigar a los hombres.

30 04 2011

La diversidad sexual es un tema que debe ser abordado desde la academia para promover iniciativas que logren un cambio social y cultural. Conscientes de esta realidad, los estados han decidido luchar contra la discriminación y romper imaginarios sociales fuertemente arraigados, incluyendo políticas claras y firmes frente a la diversidad sexual. Sería muy útil para la población LGBTI que desde la educación se generen estrategias que garanticen la convivencia en medio de la diferencia permitiendo el desarrollo integral de todas las personas.

Educar a una sociedad constituye un complejo, arduo y difícil trabajo al ser un deber fundamental para el hombre y aún más cuando se hace referencia a una sociedad cada vez más compleja que requiere de jóvenes preparados, conscientes, con ideales y valores bien definidos, capaces de afrontar los retos del presente y del futuro, pero sobre todo con una identidad segura y propia de una buena formación.

 La base de una sociedad está en transmitir conocimiento, es ahí donde radica el progreso del hombre, pero no se puede hablar de progreso sin derechos y para que estos sean tenidos en cuenta se deben conocer.

 Actualmente en Argentina se está trabajando sobre un proyecto que habla de ““escuelas libres de discriminación”, una iniciativa elaborada por distintas agremiaciones docentes y de respeto a la diversidad, y cuyo objetivo es promover el respeto y la valoración por la diversidad”. (http://100porciento.wordpress.com/ [25/04/2011]. Este blog es hecho por un grupo de personas que trabajan en pro de la diversidad y tienen como finalidad construir escuelas libres de discriminación de género. Evaluación sitio: en este espacio se pueden encontrar amplia información de los foros que llevan a cabo, así como también notas de otros temas de interés sobre el mismo eje temático: diversidad de género).

De otro lado esta, una iniciativa impulsada por el Programa Nacional de Educación Sexual integral, que consiste en unos cuadernillos escolares que proclaman el respeto a la diversidad sexual. Lo interesante es que: “A ocho meses de la sanción de la ley de matrimonio igualitario, el desafío de convertir ese avance legislativo en un cambio cultural en la sociedad es una demanda cada vez más vigente. Esta necesidad, que incluye el reconocimiento de nuevas estructuras familiares o modificaciones en la atención de la salud, dio un nuevo paso en el área educativa. El Programa Nacional de Educación Sexual Integral mandó a imprimir un conjunto de cuadernillos para alumnos y docentes del nivel secundario con un capítulo dedicado exclusivamente a la diversidad sexual, que será de aplicación en todas las escuelas del país”. (http://tiempo.elargentino.com/notas/respeto-diversidad-sexual-cuadernillos-para-escolares [20/04/2011])

Aprender, significa incorporar algo desconocido al conjunto de conocimientos que cada uno tiene en su inventario personal de herramientas con las que cuenta para salir a descubrir el mundo. Lo desconocido, implica una cuota de riesgo, de esfuerzo y de satisfacción posterior cuando se supera el obstáculo.

A lo largo de este proceso se experimenta una serie de emociones: temor, desafío, desconcierto, confusión, alegría, todas vinculadas al aprendizaje, en cualquier orden de la vida.

La escuela tiene como propósito, otorgar las herramientas para salir en la expedición del mundo. Es importante conocer y ser conscientes que: “El reto de la educación consiste en ser capaz de ofrecer a cada alumno la ayuda pedagógica que él necesita, ajustando la intervención educativa a la individualidad del alumnado: esta aspiración no es otra que adaptar la enseñanza a las diferentes capacidades, intereses y motivaciones del alumnado”.(http://www.demodiversidad.galeon.com/modos.htm [29/04/2011])

Carolina Muñoz

Anuncios




Porque mi DERECHO es tu DEBER.

30 04 2011

Aunque hace más de 60 años se realizó la Declaración de los Derechos Humanos, ésta parece no trascender las barreras de la identidad sexual. Cuando los representantes de la ONU proclamaron frases como “el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias”  estaban lejos de la realidad actual, dejando en evidencia la utopía de sus afirmaciones, puesto que  aquella liberación del temor y la miseria no ha sido tal, como tampoco lo ha sido la ufana exigencia de los Estados que la suscribieron, de asegurar “el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales” de las personas.

Dejando clara la necesidad de releer algunos documentos fundamentales de la sociedad civil,  porque aquellas palabras pierden su sentido para las víctimas de la discriminación por su orientación sexual. La población LGBTI (personas Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e intersexuales) apoyada por varias organizaciones internacionales, como la Amnistía Internacional, ha persistido en su lucha por el reconocimiento de sus derechos: erradicar la indiferencia y el rechazo.

Realmente la problemática de fondo radica en que esta diversidad se considera como una enfermedad, atentando contra derechos fundamentales, “Pero desde hace más de dos décadas, La Asociación Americana de Psicología y la Asociación Americana de Psiquiatría han descartado la homosexualidad como enfermedad. Las luchas y los cambios legales en los últimos años han permitido que actualmente países como España, Holanda, Bélgica y Canadá permitan que parejas homosexuales contraigan matrimonio civil”.  (http://amnistia.me/profiles/blogs/derechos-humanos-de-la [25/04/2011])

El matrimonio gay es uno de los muchos derechos que esta población reclama y actualmente son 13 los países, en total, que han aprobado esta ley,  pero si tenemos en cuenta que en el mundo hay alrededor de 250 países el progreso no ha sido significativo, pues no se llega ni al 10%.

Esta igualdad otorgada a las personas homosexuales no avanza a pasos agigantados, en América Latina por ejemplo México ha sido el primer país en aprobar esta ley, seguido por Argentina. Son alrededor de 20 naciones los que conforman los países hispanoamericanos, en algunos de ellos sólo se aceptan la unión civil entre personas del mismo género, pero tan sólo 2 han avanzado en la protección y proclamación de los derechos Humanos con la legación de la unión no heterosexual.

La identidad de género está lejos de ser reconocida, pero sobre todo de ser aceptada y respetada, a continuación se hace referencia a textos encontrados en la Web:

– “La homosexualidad es ilegal en 76 países y castigada con pena de muerte en Irán, Mauritania, Arabia Saudí, Sudán y Yemen y en algunos lugares de Nigeria y Somalia, según un informe divulgado por la  Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA)” (http://ilga.org/ilga/es/index.html [20/04/2011]. Ésta es una página que cuenta con gran variedad de recursos a nivel multimedia, la información está bien clasificada y actualizada. Aborda desde todos los puntos de vista el tema de la diversidad sexual, con fuentes confiables y verificables, es un sitio web que da gusto visitar y navegar pues ofrece a su visitante la comodidad que todo cibernauta desea: brevedad, claridad, veracidad, pero sobre todo que está el hecho que implementa las TIC de manera óptima).

–  “La lucha contra la igualdad del matrimonio homosexual no se sostiene más que por el solo hecho de creer que el mismo debe ser de una sola manera. Hablar de familia tradicional o referirse a cuestiones biológicas es una defensa arbitraria de un concepto creado por la humanidad. Es una forma de no creer en que las cuestiones sociales son modificadas por el propio hombre”. (http://reconfiguraciondelafamilia.blogspot.com/ [27/04/2011] este es un blog que hace referencia al proceso que vivió Argentina durante la aprobación de la ley que permitía el matrimonio entre personas del mismo género y las opiniones encontradas  en torno al tema de conformar una familia y la ofensa que esto provocó ante la Iglesia).

Carolina Muñoz Mejía





EDUCAR PARA LA DIVERSIDAD

17 04 2011

En la construcción de una sociedad democrática es indispensable reconocer la legitimidad del otro, pero cabe mencionar que educar para la diversidad no es una tarea simple, y más aún cuando las situaciones de agresión hacia la comunidad LGTB van en aumento, la discriminación es una lucha constante y de no acabar mientras            el sujeto promedio comprenda y acepte la diferencia.